En su primer libro, Sanguineti propone como núcleo central a una pareja anciana que va acortando sus pasos y su mundo. Ellos son los propios abuelos del autor, que con sus estampas breves desdramatiza con humor una realidad despiadada.